Dakona - Perfect Change

Imagen de Perfect Change

Dakona fue una de las mayores sorpresas del 2003, quizá la más agradable de todas, debido principalmente a su álbum de debut, llamado Perfect Change. Irrumpieron en la escena del rock alternativo con un estilo claro y marcado. No es un trabajo innovador, tampoco lo pretendían, pero está perfectamente elaborado, cuidado y bien hecho. Sin duda, una de las más grandes alegrías de los últimos años, aunque también, una de las más efímeras, y por lo tanto olvidadas.

Perfect Change destaca por su excelente producción y unas magníficas letras introspectivas. Un álbum completo en el que cualquier canción, viendo el panorama actual, podría ser lanzada como sencillo. Estos canadienses muestran una facilidad extrema para crear atmósferas de calidad, un sonido conjuntado y una pasión incontrolable, transmitida a través de la voz de Ryan McAllister, el alma del grupo. Una voz que para intentar situarla, podría decirse que tiene un poco de Bono, de Rob Thomas y de Alex Band.

El disco empieza con el sonido de un tren acercándose que desencadena en los primeros riffs de guitarra, hasta que aparece la voz de Ryan. Un tema sólido, con un estribillo que funciona y un interludio lento y apasionado, que trata sobre remordimientos, sobre errores cometidos: "I think I've finally learned my lesson, but too late… one thing always leads to another… one and one is two but it's just me… I'm not too proud to say I'm sorry".

Muy bien enlazada aparece Revelation, otra vez con una melodía muy marcada y pegadiza. Aquí McAllister aprovecha para sacar a relucir su voz, hablando "sobre nuestro anterior bajista", explica él mismo. "Su novia se quedó embarazada y no sabían que hacer. Él quería hacer las cosas correctamente, pero al mismo tiempo, no quería abandonar el grupo y buscaba desesperadamente una respuesta. Con 21 años, se vio forzado a crecer realmente rápido, y en contra de lo que la mayoría de chicos hubieran hecho, dejó la banda, a la que adoraba, para encarar sus responsabilidades. No pasa un día en el que no le pese haberlo dejado, pero ahora tiene una familia y todo le ha ido muy bien." La letra así lo detalla: "Yesterday was the longest day I have seen, but tomorrow could be longer baby. Indecision rising up like steam… If things were different everything might work itself out fine, I'd like to see right through the windows in your mind…"

Trampoline es otro medio tiempo que mantiene el nivel, hablando del rechazo a aceptar las limitaciones de la vida. "But she's only going to jump, gonna reach, gonna fly as high as her disbelief…" Sorprende el hecho de que este disco se grabara en apenas 18 días.

Las guitarras, con aires de U2 nada disimulados, dan entrada a Richest Man, donde la voz de Ryan McAllister proclama que se mantienen con los pies en el suelo entre tanta superficialidad y materialismo: "Don't drag me down when you fall, don't you know it's a privilege, you've got so much, got it all…". Sigue Center Of The World, una de las canciones más lentas, aparentemente, con guitarras acústicas de fondo. Explica la historia de una chica, que se cree que todo gira a su alrededor, que es la reina de su pequeño mundo pero que es infeliz, "Once again she said she got it, but she just don't get it... and if there's one thing, one thing that scares me, it's that I tend to see myself in you…" y concluye diciendo "And she steals beauty from the face of sincerity, she takes everything. She is not much more than just another pretty face."

Good (I've Got a Lot to Learn) fue la canción que lanzaron como primer sencillo. Una canción que se adentra en el mundo fantasma de los sin techo. Quizá el tema más distinto de todos, por ritmo, por coros y por atmósfera, aunque no por eso menos interesante, todo lo contrario. Una canción pegadiza, y en el fondo positiva. Soul for Sale vuelve a la senda con un estribillo pegadizo como pocos. El título es muy explícito, "alma en venta", gente que hace lo que sea para conseguir lo que desea, para conseguir ese segundo de fama. Un espléndido interludio va creciendo hasta terminar en un estribillo repétido enérgicamente: "She wants to be where you can see, she wants to yell out from her car, I'm a star..." Este es un tema que no destaca en la primera escucha pero que se convierte en uno de los favoritos con el tiempo.

Baja la velocidad con Untouchable, una balada centrada principalmente en la voz y la letra, rock melódico puro. Una de las canciones más emocionales, donde Ryan se muestra como una persona herida: "I put my life in your hands and you're sorry, and you should be, 'cause you were wrong and I just can't let that go". A continuación, Trust nos hace regresar a la adolescencia y a la época donde se pierde la inocencia: "Seventeen we were too young, to be thinking about the future, to be worried about the consequence of fun…" Una guitarra acústica introduce a Ryan en Beautiful Thing, hablando de confianza y amor hacia una persona, o hacia Dios, dependiendo del nivel de creencia que se tenga o deje de tener. Es la "gracia" de este tipo de canciones, que cada uno le puede dar la interpretación o el significado que desee. "Everybody takes a knife sometimes in the back from one of your friends".

El disco pasa a su momento más oscuro con Revolving, probablemente el tema más personal de todos. Describe como Ryan intenta, sin suerte, superar una relación pasada. "Es la canción más oscura de todas", comenta. "Es sobre ese periodo después de una ruptura. Terminas una relación, pero después hay un periodo de unos meses donde estás con la otra persona. Hay un poco de odio hacia mi mismo porque sabía que no era lo correcto pero no podía evitarlo". La canción empieza lenta, oscura y termina siendo una de las más potentes del álbum.

En contraste con este final potente, fluye la guitarra acústica que domina In God’s Name. Una balada que denuncia la hipocresía de los que matan en nombre de un Dios o religión. Escrita después de los atentados del 11-S, transmite unos de los mensajes más claros, emotivos y potentes de todo el disco: "… you say you killed a killing man. Well mister, what does that make you?" Todo ello sin caer en el ataque directo a ninguna religión, sino más bien todo lo contrario. Una letra, que aún siendo ateo, no tiene desperdicio.

El disco cierra con la canción que le da título, Perfect Change. El mejor tema de todo el álbum. Todos los miembros de la banda parecen querer acabar el disco juntos, como resumiendo todo el trabajo en un solo tema, y lo consiguen. "Hey, please knock me down, back down to my face, so I don't take for granted this beautiful place, this beautiful space, your beautiful face." Ninguna canción aporta de mejor manera la sensación de profundidad que se da aquí. Un perfecto y positivo colofón final a un trabajo donde la voz intensa y emotiva de Ryan McAllister le da un toque característico a cada una de las canciones, así como las guitarras que aportan esa genial sensación de profundidad, dándole a todo el conjunto una perfecta armonía.

Dakona causa una muy grata impresión, en todos los sentidos, gracias a su extraordinario sonido y contenido. Estos chicos de Vancouver suenan a lo que una banda de rock tiene que sonar. Aunque no son extremadamente originales, se percibe que tampoco quieren serlo, añaden unas letras con un mensaje, una profundidad, una esperanza y una carga emocional difíciles de encontrar. A pesar de que lamentablemente Dakona ya no existe, y aunque nunca vuelvan a publicar ninguna canción más, sería justo que este disco se recordase, porque es una de esas pocas creaciones que aporta a quienes la escuchan. Da que pensar cuando hay, o han habido grupos con tanta calidad y que no hayan recibido el apoyo necesario de una industria discográfica tacaña y egoísta. Es un disco intemporal de obligada escucha, y más si se es un fan de U2, Matchbox Twenty, Goo Goo Dolls, July For Kings, Nine Days, Nickelback, Tonic, The Rising, Our Lady Peace o The Calling.

Ryan McAllister comentaba sobre el disco que "se trata de magia y de recoger las buenas vibraciones. Cuando ahora escucho el disco, después de un tiempo, no puedo encontrar nada que cambiaría o que tocaría de manera distinta, y eso es una gran sensación. Sólo espero que a la gente le guste tanto como a nosotros". A nosotros sí.

Tracklist

  1. Waiting (3:41)
  2. Revelation (3:49)
  3. Trampoline (3:44)
  4. Richest Man (4:08)
  5. Center Of The World (4:07)
  6. Good (I've Got A Lot To Learn) (4:33)
  7. Soul For Sale (3:37)
  8. Untouchable (4:23)
  9. Trust (4:02)
  10. Beautiful Thing (3:41)
  11. Revolving (4:12)
  12. In God's Name (5:10)
  13. Perfect Change (4:46)

Valoración

La puntuación del disco es 9.5

Fecha de lanzamiento

23 de Septiembre de 2003

Sello

Maverick

Productores

Rob Cavallo, Arnold Lanni

Canciones del disco en Alternative Volume

Esta crítica fue publicada el 14 de Septiembre de 2008 a las 16:00 horas. Consulta toda la información de Dakona en Alternative Volume.

Comparte esta crítica: Facebook Tuenti Twitter Tumblr MySpace Google BookMark Netvibes Menéame Digg Technorati

1 comentario

Marcos

No puedo estar más de acuerdo: Perfect Change es grandiosa. Una pena que no se sepa nada más de Dakona, que no den más oportunidades a este tipo de grupos. Espero que Ryan en solitario consiga hacerse oir más...

Comentario publicado el 6 de Mayo de 2009 a las 12:41 horas.

Aporta tu comentario

Alternative Volume

Contacta con Alternative Volume. También puedes encontrarnos en: Facebook, MySpace, LastFM, YouTube, Twitter, Tumblr.

Los contenidos de este sitio web están bajo licencia Creative Commons, excepto la música, letras, fotos y vídeos que pertenecen a los propios artistas.

Alternative Volume cumple los estándares del W3C (XHTML, CSS, RSS). Hospedado en Dreamhost. Diseño d'AltArt.